Innovación tecnológica de virtualización

No se necesita un software de virtualización complementario

La especialidad de el sistema de virtualización KVM consiste en la compilación en el SO del host, acabando así con la necesidad de usar múltiples capas de virtualización. En breve, digamos que no hace falta usar una pieza adicional de software conectando la máquina anfitriona con las máquinas huésped acabadas de crear. De esta manera la capa de virtualización deja de ser el punto único de error. Todo ello da como resultado la disponibilidad de Servidores Privados Virtuales KVM de desempeño mucho más alto y estabilidad considerablemente mejor en comparación con otros Servidores VPS.
Innovación tecnológica de virtualización

Acceso rápido a los recursos del servidor asignados

Disponibilidad de los recursos del servidor reservados exclusivamente a su favor

La innovación tecnológica de virtualización que se empleó para crear los KVM VPS les permite aprovechar mejor los recursos del servidor a disposición. El modelo KVM está siendo elaborada dentro del sistema operacional del servidor físico dando lugar a una comunicación directa con el propio servidor físico sin tener que dirigir todas las consultas a través de una capa de virtualización. La mínima redundancia en este tipo de comunicación permite un nivel de prestaciones considerablemente mejor del Servidor Privado Virtual.
Acceso rápido a los recursos del servidor asignados

Un control absoluto en lo que se refiere al sistema operacional

Una completa libertad para cargar el SO que quiera

Lo que normalmente se interpreta como un punto débil de los VPS, si se les compara con los servidores dedicados, resulta ser el propio sistema operativo – generalmente solo será posible elegir entre las alternativas de sistemas operativos ofrecidos por el proveedor. Contando con VPS KVM, a cambio, ya tiene la oportunidad – en gran medida - instalar cualquier sistema operativo compatible con las capacidades de su servidor o los recursos de hardware del servidor principal. Lo que es posible que se ha conseguido gracias al método único de virtualización KVM. KVM se incorpora directamente en el sistema operativo del servidor, garantizando un diálogo sin mediaciones entre las máquinas guest y el host físico, sin que fuera necesaria más otra capa de comunicación, que forma parte de muchas otras soluciones de virtualización.
Un control absoluto en lo que se refiere al sistema operacional
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL